Preguntas frecuentes

preguntas

A continuación están algunas de las preguntas mas frecuentes que he recibido, las cuales seguiré añadiendo continuamente. Si tienes alguna pregunta que deseas que incluya en esta lista, escríbeme a rodrigo2000@gmail.com

1. ¿Casas o edificios? ¿Donde debe reunirse la iglesia?

Si revisamos la historia de la iglesia primitiva, encontraremos que nunca tuvo la necesidad de un lugar especial de reunión. La intimidad de las casas de los mismos creyentes era el entorno perfecto para hacer de sus reuniones algo natural, íntimo, y libre de rituales, lujos y espectáculos. Ahora bien, el salir del edificio no hace la diferencia, sino la libertad de los creyentes para funcionar, edificarse mutuamente y manifestar juntos a Cristo.

2. ¿En que momento un grupo de creyentes necesita dividirse en grupos más pequeños?

En mi experiencia he visto gran bendición en reunirse en grupos pequeños ya que es importante buscar que en cada reunión exista la libertad de funcionamiento de cada miembro del grupo, sin embargo, no podemos establecer números sino solo estar atentos y buscar la dirección de Dios para hacer cualquier ajuste en el tiempo y forma correctos.

3. ¿Existe alguna recomendación para comenzar una reunión?

Para comenzar a reunirse solo se necesitan creyentes con un ferviente deseo de una relación más profunda con el Señor, y una genuina disposición para compartir con otros la vida que hemos recibido. Ahora bien, para un grupo de creyentes que toda su vida han caminado dentro de las estructuras del Cristianismo organizado, les será más fácil si se toman unos meses para ser equipados y ejercitados por alguien que se encuentre ya caminando en esta experiencia, y con un genuino llamado apostólico.

4. ¿Que características consideras que debe tener una reunión?

Sin duda cada reunión tendrá su propia personalidad, sin embargo, hay algunos ingredientes importantes que recomiendo sean fomentados en la reunión.

  • El tamaño del grupo no debe ser un estorbo o impedimento para que la gente pueda llegar a conocerse y relacionarse con el resto de los miembros de la reunión.
  • No debe operar bajo la dirección de un líder principal sino por el funcionamiento de cada miembro teniendo a Cristo como cabeza de la reunión.
  • No esta regida por un programa sino guiada por el Señor mismo..
  • Cristo debe ser el motivo y centro de cada reunión y toda enseñanza deberá tener sustento en las escrituras.

5. ¿Es posible dejar nuestras actuales instituciones, modelos y estructuras cuando por tantos siglos hemos funcionado dentro de ellas?

Antes de contestar esta pregunta debemos más bien preguntarnos ¿Estaríamos dispuestos a hacerlo?. El problema principal de nuestras actuales estructuras y organizaciones es que hemos llegado a amarlas, abrazarlas y defenderlas tanto como a Dios. Procuramos fundamentos bíblicos para cualquier enseñanza pero nunca cuestionamos la estructura y las prácticas que rigen nuestro funcionamiento como iglesia. El caminar y vivir fuera de estas grandes maquinarias no solo traerá descanso y alimento a los creyentes, sino que también permitirá que la vida de Dios fluya con libertad, crezca y sea manifestada en cada uno de ellos.

6. ¿Esta forma de funcionar de la iglesia es similar a lo que hoy llamamos células?

De ninguna manera. Las hoy llamadas células, aunque se llevan a cabo en las casas de los creyentes, generalmente están conectadas a la identidad de una sola iglesia (con todo su sistema jerárquico incluido). Una Iglesia Orgánica o La Expresión Orgánica de la Iglesia (como yo prefiero llamarla) Frank Viola la define de la siguiente forma:

Por “iglesia orgánica”, me refiero a una iglesia no-tradicional que es nacida de la vida espiritual en lugar de ser construida por instituciones humanas y dirigida por programas religiosos. La vida de una iglesia orgánica es una experiencia genuina distinguida por: La comunión cara-a-cara, el funcionamiento de cada miembro, reuniones de participación abierta (contrario a los servicios pastor-a-congregantes), una dirección no-jerárquica, y el centralismo y supremacía de Cristo como el líder funcional y cabeza de la reunión. Explicado de otra manera, la vida de iglesia orgánica es la experiencia del cuerpo de Cristo, en su forma más pura, es la comunión del Dios trino traído a la tierra y experimentado por los seres humanos.