10 Mitos Acerca de la Iglesia Orgánica – Mito 10: Las Iglesias Orgánicas creen ser superiores

Superioridad

“Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús…” (Filipenses 2:1-5)

Ésta es la última publicación de la serie de 10 mitos acerca de la Iglesia Orgánica, espero las hayan disfrutado. Me gustaría decir, para concluir la serie, que éste último mito expone un asunto doloroso no solo de los grupos autodenominados “orgánicos” sino en general de todos los grupos de creyentes. Éste se llama “Exclusivismo” y yo lo definiría como el apartarse de otros por sentirse superior. Cada grupo está en peligro de caer en ésta trampa, no solo las iglesias “orgánicas”! De hecho, ésta es también la definición precisa de la palabra “secta”. Una secta es un grupo de creyentes que se han separado de los demás. Usualmente, se separan por creer la mentira de estar en algún camino superior al resto de los miembros del Cuerpo de Cristo.
[pullquote]El Salvaguarda de la Vida de Iglesia[/pullquote]

En mi opinión, si una iglesia ha sido verdaderamente plantada con los ingredientes apropiados no tiene porque caer en esta trampa. Pero nunca se tienen todas las garantías. Lo que en realidad necesitamos es que la iglesia esté fundada en la Persona de Cristo, y en éste crucificado. Pablo dijo que cuando visitó a los Corintios se propuso no saber cosa alguna excepto a Cristo, y a éste crucificado (1Corintios 2:2). Éste Cristo es el “Crucificado” y la palabra de la cruz debe ser predicada dentro del contexto de éste glorioso Cristo.

“Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.” 1 Corintios 1:22-24

La cruz de Cristo es el más grande salvaguarda del exclusivismo, orgullo, soberbia, y todas las demás obras de la carne. El permitir que ésta mente esté en ti, significa el permitir que la revelación y la experiencia de la cruz permee nuestras almas. En Filipenses 2 podemos ver que la mente de Cristo nos lleva a vaciarnos y rendirnos para volvernos siervos. Por favor entienda que con esto no me estoy refiriendo solamente a los aspectos redentores de la cruz. Estoy hablando de la obra de la cruz en la vida diaria de un creyente.

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” – Gálatas 2:20

El vivir una vida crucificada significa el renunciar diariamente a mi yo, a la carne, y al viejo hombre. Jesús nos llamo a perder nuestras vidas (Juan 12:24-25) para poder darnos una nueva vida –una vida eterna, la vida de Su padre (Juan 6:57). Vivir una vida crucificada significa que mi mente esta siendo renovada cada día para tener la mente de Cristo. A pensar en otros (y su necesidad) antes de pensar en mi. A tratar a otros como quisiera ser tratado. A rendir mi vida por mis hermanos y hermanas, y no solo por los que se reúnen en mi grupo, sino por todos aquellos que forman parte del Cuerpo de Cristo (como la parábola del buen samaritano).

El mensaje de la cruz hace un daño importante a nuestra propia-vida y a nuestra egoísta manera de pensar. Si éste mensaje (el cual es parte de la proclamación de Cristo) se predica a un grupo de creyentes, éste reducirá grandemente el riesgo de caer en la trampa del exclusivismo o superioridad. ¡No somos mejores que los demás! Todos aquellos que tienen la vida de Cristo ¡son nuestros hermanos y hermanas! Si Cristo los ha aceptado, ¡cuanto más nosotros hemos de aceptarles!

/ Traducido al español por Rodrigo Aguilera (@rodaguileramx) /
¿Disfrutaste de este artículo?, compártelo con otros haciendo click en alguno de los botones siguientes:  

Milt Rodriguez

Milt Rodriguez

Milt Rodriguez es autor de numerosos libros como "The Gathering", "New Day", "The Community Life of God", "The Temple Within", "The Butterfly in You", y "The Coat of Many Colors". Milt se ha reunido orgánicamente durante 22 años e invierte mucho de su tiempo en la plantación de iglesias misionales en los Estados Unidos y otros países. SITIO WEB: http://www.therebuilders.org - TWITTER: @rebuilders - FACEBOOK: /milt.rodriguez - BLOG: http://www.miltrodriguez.org

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *