10 Mitos Acerca de la Iglesia Orgánica – Mito 6: Cualquiera puede plantar una Iglesia

Plantar

“Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. (1Corintios 3:6-11)

“Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas. ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros? ¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos? Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.” (1Corintios 12:27-31)

Este es otro punto extensamente confundido en el mundo de la iglesia en casa, iglesia simple, iglesia misional o iglesia orgánica. Muchos creen que cualquiera puede plantar una iglesia orgánica, de hecho, algunos creen que cada creyente es un plantador de iglesias. Algunos dicen que después de unas cuantas conferencias de fin de semana, los creyentes pueden ser entrenados y estar listos para salir y plantar iglesias. Otros dicen que es muy simple, que simplemente necesitan abrir su hogar e invitar personas, de esa manera dicen que puede plantarse una iglesia orgánica. Todo esto trae otro elemento a la escena y son los “cómos” de la plantación de una iglesia. Solo tomaré unos cuantos puntos y los cubriré brevemente en esta publicación. Si desea revisar a más profundidad esta importante pieza del rompecabezas, por favor lea el libro “Finding Organic Church” escrito por uno de mis consiervos en la obra.

Hay varios puntos que Pablo toca en los pasajes mostrados arriba:

Dijo que él plantó la iglesia en Corinto. De aquí es de donde viene el término “plantador de iglesias”. A pesar de que el término nunca se usa de forma literal en las escrituras, está fuertemente implicado en el hecho de que Pablo nos dice que él plantó. Obviamente aquel que planta puede ser llamado un plantador.

En este pasaje, Pablo también se llama a sí mismo un “obrero”. Dijo somos colaboradores de Dios y ustedes el campo de Dios, el edificio de Dios. ¿Quiénes son los “nosotros” de los que él está hablando? Los versos 4 y 5 nos dan la respuesta. Él esta hablando acerca de Apolos y él mismo. Por favor note que él nunca alienta a todos en la iglesia a plantar Iglesias. En lugar de eso, él usa el lenguaje de “nosotros” y “ustedes”. Pablo plantó, Apolos regó. Ellos son los “obreros” en esta situación. Note que la iglesia es llamada el campo y el edificio. Pablo utiliza metáforas tanto de la agricultura como de la construcción. Pablo también dijo ser como un constructor maestro quien pone el cimiento a partir del cual otro (¿Apolos?) está construyendo. Entonces él nos dice que el único cimiento donde la iglesia puede ser edificada es Jesucristo mismo. Así que Pablo está desarrollando ideas e imágenes de siembra y construcción. El plantador también es un constructor y parte del cimiento.

Entonces, más adelante en esta misma carta (capítulo 12) Pablo nos dice que hay una variedad de ministerios y dones. Él enlista algunos de ellos y esto implica fuertemente que no todos son llamados apóstoles, no todos son llamados profetas, maestros, etc.

[pullquote]La Historia[/pullquote]

Estos pasajes nos dan una muy clara indicación de que hay ciertos creyentes que son llamados, preparados, y enviados a plantar iglesias y establecer los cimientos. Pero debemos ir más allá para obtener una imagen clara. Debemos ver esos pasajes (y otros como estos) desde el contexto de la historia narrativa de la iglesia del Nuevo Testamento. El leer el libro de Hechos y las cartas en orden cronológico nos ayudará en gran manera. La pregunta que debemos hacernos a nosotros mismos es esta: ¿Esta historia y estos versículos apoyan la idea de que ciertas personas han sido llamadas y enviadas a salir para plantar iglesias? ¿Nos indican también cómo es que ellos las plantaron?

Sí, podemos claramente ver que hubo gente que Dios específicamente envió para hacer este tipo de trabajo. Personas como los 12 apóstoles que vivieron en Jerusalén. El registro bíblico es escaso para muchos de los doce, pero hay muchas historias acerca de Pedro y Juan siendo enviados por el espíritu para plantar iglesias y ayudarlas. Vea Hechos 8-13. De esta forma podemos ver la historia en que hombres como Bernabé, Pablo, Silas, Timoteo, Tito, Juan, Marcos, Aristarco, Eprafas, Arquipo, Gayo, Trófimo, Tíquico, y otros, estuvieron involucrados en plantar o ayudar a plantar iglesias. Todas estas personas permanecieron en iglesias al menos unos años antes de que fueran enviados a plantar otras. Muchos de ellos, como Pablo, Bernabé, y Silas, estuvieron en las iglesias por muchos años.

[pullquote]La preparación de Dios[/pullquote]

Es muy claro desde la historia de toda la biblia que Dios tomó su tiempo para preparar a Sus siervos para hacer Su obra. ¿Qué de Moisés? Cuarenta años en el desierto. ¿Qué de Abraham? ¿Qué de Jacob, David, Isaías, Jesús, los doce apóstoles, Pablo, y el resto? Todos ellos pasaron por una preparación de años antes de que estuvieran listos para hacer la obra de Dios.
La manera de Dios

Nuestro major ejemplo de un plantador de Iglesias o trabajador apostólico es Pablo. La razón es que hay más información y escritos de Pablo que de cualquiera de los otros. Así que podemos aprender acerca de la forma de plantar iglesias viendo la vida y escritos de Pablo.
El Evangelio

La primer cosa que vemos que Pablo hizo cuando fue enviado fue el predicar (o proclamar) el evangelio. Pero ¿cuál era la idea de Pablo del evangelio? Él claramente nos dice:

Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.” (1 Corintios 2:2)
“Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.” (Gálatas 1:11-12)
“Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre,” (Gálatas 1:15-16)
“… el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria, a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;” (Colosenses 1:26-28)

Desde estos pasajes (y otros) es muy claro que Pablo predicó a una Persona, el Señor Jesucristo! Él no predicó una cosa o un tema. Él presentó a un Señor viviente. Él sabía que el cimiento no podía nunca ser establecido a menos de que hubiera una clara revelación de Cristo, alucinante, transformadora de vidas y rumbos.
Equipando

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;” (Efesios 4:11-13)

Pablo entendió como equipar a los santos para vivir por la vida de Cristo (permanecer) y para funcionar como el cuerpo de Cristo. Esta preparación también incluyó el vivir una vida corporativa de comunión en Él. Sus cartas revelan a un hombre que no solo predicó y enseño a las iglesias sino un hombre quien realmente derramó su vida en ellos (Filipenses 2:17; 2 Timoteo 4:6).

[pullquote]Conclusión[/pullquote]

El registro (la historia del Nuevo Testamento sobre la iglesia primitiva) muestra que los verdaderos plantadores de iglesias bíblicos no se forjan en una noche. También nos muestra que no todos son llamados a realizar este trabajo. Incluso denota que toma años de preparación. Nunca ha sido ni será una tarea rápida ni fácil. Al menos, no si lo hacemos a Su manera. Pero si lo hacemos de cualquier otra forma ¿Qué tipo de resultados podemos esperar? ¡Sospecharía que obtendríamos la clase de resultados que hemos estado viendo por los últimos 1700 años en la línea principal del Cristianismo!

 

/ Traducido al español por Rodrigo Aguilera (@rodaguileramx) /

Milt Rodriguez

Milt Rodriguez

Milt Rodriguez es autor de numerosos libros como "The Gathering", "New Day", "The Community Life of God", "The Temple Within", "The Butterfly in You", y "The Coat of Many Colors". Milt se ha reunido orgánicamente durante 22 años e invierte mucho de su tiempo en la plantación de iglesias misionales en los Estados Unidos y otros países. SITIO WEB: http://www.therebuilders.org - TWITTER: @rebuilders - FACEBOOK: /milt.rodriguez - BLOG: http://www.miltrodriguez.org

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *